La marejada que no pudo ser

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on Tumblr

El mar, a veces te da y otras te quita.

Impredecible, nunca sabes lo que va a suceder, y una vez más las olas no aparecieron ese día.

Ahora se han ido y estoy camino a Cusco, con la intención de realizar otro sueño y conocer la amazonia selvática, el corazón de los Andes.

En cualquier momento, las olas, volverán a aparecer.

En mis sueños, ya están.
Peru7

peru6

Peru4

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on Tumblr
0 comments
Submit comment